Un Sonorama Ribera de récord: miércoles y jueves

Germán Prieto Guerra

El Sonorama Ribera es probablemente uno de los pocos festivales de este país donde se respira música por los cuatro costados. Ya sea a través del maridaje que ofrecen los vinos de Ribera de Duero en armonía con las mejores melodías de la música indie, o de las gentes que pueblan las calles, plazas, bares y casas de Aranda de Duero en perfecto compás con el veterano festival, que se compone fiel diecinueve años después al lugar donde le vio nacer y consagrarse.

Un Sonorama de récord –60.000 personas asistieron esta edición- encandilado por el buen hacer de bandas, organizadores y voluntarios, han propiciado una cita imprescindible para poder saborear la música en el más puro de los estados. Prepárense para sumergirse en un viaje por los cinco sentidos resumidos en cinco días de agosto. Bienvenidos a Sonorama Ribera 2016.

La jornada del miércoles marcaba su punto fuerte en la fiesta de disfraces que puntual año tras año da la bienvenida a las miles de personas que hacen de Aranda, y concretamente del camping del festival en su amplia mayoría, su refugio musical durante las extensas jornadas del evento. Antes, Morgan -podréis degustarla también subida al escenario junto con los Detectives de Quique González- nos deleitaba con su voz en el escenario Carson del camping. A ella le seguía una banda de rock con acento argentino: Súper Ratones.

Ya entrada la noche, los Bailongos Brothers y las ocurrencias de Quequé -que ya es una confirmación segura año tras año- hicieron mover disfraces y cuerpos que cubrían con los mejores éxitos de la veteranía nacional e internacional. No faltaron himnos de Nino Bravo, Raphael o clásicos de la música de los ochenta para clausurar la primera jornada -esta de bienvenida- de un Sonorama que arrancaba desde lo más alto para no moverse de ahí.

El jueves comenzó como viene siendo habitual en la Plaza del Trigo, epicentro del festival en sus jornadas diurnas y donde más y mejores momentos para la posteridad recogen sus paredes, soportales y, por supuesto, escenario. Inauguró Polock, banda valenciana consagrada en el panorama del pop indie nacional que hizo bailar a los asistentes que comenzaban a poblar la plaza, que todavía no se mostraba en su máximo esplendor debido a las horas y al intenso calor.

IMG_20160811_122438.jpg
Polock abriendo en la Plaza del Trigo

The Purple Elephants salieron posteriormente a una plaza del Trigo ya abarrotada y mojada gracias a, probablemente, el artista más aclamado en el Sonorama: el hombre de Protección Civil que rociaba agua desde un balcón a los asistentes, que enloquecían y aclamaban como si se tratase de una estrella de rock nada más pisar las tablas del escenario en cuanto aparecía en escena dispuesto a refrescar el ambiente. Los murcianos, por su parte, hicieron saltar al público y vislumbraban buenas maneras de hacer las cosas. Estaremos atentos a la evolución de una banda que promete.

IMG_20160811_130149.jpg
The Purple Elephants en el escenario Aranda de Duero

A las 14:00 de la tarde apareció Siloé, el nuevo proyecto de Fito Robles que da pasos firmes de la mano de Mushroom Pillow. En esta ocasión, acompañado de la Siloé Band, brindó un concierto formidable ante una plaza que coreaba al unísono éxitos de su trabajo debut: “La Verdad”, “El Poder” o “Daños Trágicos” sonaron con contundencia en voz de un vallisoletano entregado que se despidió con su bebé en brazos. Una imagen para el recuerdo llena de ternura y una banda que camina a pasos de gigante.

IMG-20160820-WA0001.jpg
El vallisoletano Siloé actuando

Como ya es habitual en las ediciones “sonorámicas”, las sorpresas de la plaza del Trigo son lo más esperado. Javier Ajenjo, director del festival, se dirigía a los asistentes con una botella de Ribera de Duero de desmesuradas proporciones en mano para anunciar que la sorpresa del día tardaría quince minutos. Los componentes de Miss Caffeina aparecieron en el escenario transcurrido el espacio de rigor para hacer disfrutar al público de temas de su último trabajo “Detroit”, así como de anteriores, en un concierto que aseguraron que tocarían canciones que no formaban parte habitualmente del setlist de su nueva gira, que les llevaba a cerrar el escenario principal del recinto al día siguiente. Temas como “Venimos”, “Lisboa” y un final excepcional con “Mira como Vuelo”, que ya es himno insignia de los madrileños, marcaron el punto y final a la primera jornada en la mítica plaza del Trigo. Pero eso no significaba un parón en la música. Las diversas plazas y calles del pueblo, este año con el Escenario Charco a la orilla del Duero con una muestra de artistas latinoamericanos y los conciertos en el escenario del camping, no daban respiro a unos asistentes que comenzaban a llevarse las croquetas del cachi a la boca para reponer fuerzas.

IMG_20160811_150802.jpg
Miss Caffeina, primera sorpresa de Sonorama Ribera 2016

La jornada del jueves en el recinto ferial comenzaba de la mejor manera posible con los pamploneses Belize. No sin pequeños problemas técnicos que obligaron a comenzar algo más tarde de la hora prevista, el joven quinteto se mostró firme y logró impregnar de un sonido fresco y desenfadado a las cientos de personas que habían decidido apreciar el buen hacer de una banda que promete mucho y la buena sintonía que la formación tiene sobre el escenario. Complicidad y sonido veraniego para disfrutar de unos Belize pletóricos.

IMG_20160811_211051.jpg
Belize en pleno concierto

Sin respiro y con carreras de un escenario a otro -habitual en festivales- llegábamos al escenario principal para disfrutar de Quique González y Los Detectives. La veteranía de Quique en unión con la banda y Morgan hicieron un buen repaso a sus mejores éxitos y de algunos de mejor acepción de “Me mata si me necesitas”. “Charo”, “Se Estrechan en el Corazón” y “Vidas Cruzadas” fueron las más coreadas de un concierto donde pudimos disfrutar de la energía de una pequeña niña de apenas siete años que disfrutaba junto con sus padres como la que más mientras el atardecer oscurecía el recinto. Un aplauso a todos aquellos padres que apuestan por educar a sus hijos desde temprana edad en la música, no hay mejor forma de encauzar la formación de un niño que escuchando y sintiendo el directo de un artista.

IMG_20160811_213131.jpg
El esplendor del escenario Ribera del Duero junto con Quique González

Ángel Stanich comenzaba acto seguido en el escenario Castilla y León y allí estábamos para apreciar que el cántabro afincado en Valladolid es ya un referente y que la legión de fans de Izquierdo llega a puntos insospechados. Stanich, vestido con tirantes, ayudó a reafirmar por qué un tipo delgado y lleno de pelo es capaz de mover audiencias tan fieles. Un auténtico placer.

El Dúo Dinámico, concierto estrella de la jornada, cumplió las expectativas ante un abarrotado recinto esperando corear “Resistiré” o “15 años tiene mi amor”. Una mezcla de varias generaciones en el público unidas por el homenaje que Sonorama Ribera estaba haciendo a uno de los mayores referentes de la música española. No faltaron las colaboraciones de Eva Amaral bajo sus mejores galas, Alberto de Miss Caffeina o Shinova para darse cuenta de que aquel concierto era igual de histórico que el vivido dos años atrás con Raphael, un momento para el recuerdo. Único es el Sonorama, que hace que jóvenes y mayores vibren de la misma manera con éxitos que han marcado el imaginario de todo un país.

IMG_20160811_232347.jpg
El Dúo Dinámico enfatizando con los miles de jóvenes sonorámicos

Posteriormente pasarían los mallorquines L.A presentando “From the City to the Ocean Tour” por el escenario Castilla y León, así como los veteranos 091, que vuelven por todo lo alto para el disfrute de los más nostálgicos de su rock, y la contundencia de Triángulo de Amor Bizarro. La banda gallega presentaba un disco redondo que le ha llevado por los principales festivales de la península.

El turno de Molotov llegaba pasadas las 2:30 de la madrugada, y el frío de la noche arandina no hacía más que agravar las ganas de “pogos” y de disfrutar entre el público del directo de los mexicanos. No faltaron temas como “Gimme the power”, “Frijolito” o “Puto”, el más controvertido himno de la banda con el que cerraba una actuación marcada por ritmos rock y leitmotiv mexicanos. Viva México, cabrones.

IMG_20160812_033303.jpg
Viva México, Molotov

Fuel Fandango hacía lo mismo al otro lado del recinto. El poderío de Nita sobre el escenario es incontestable y la puesta en escena, a caballo -en la niebla- entre la vanguardia y el clasicismo flamenco no hacían más que apoyar la propuesta de Fuel Fandango como arriesgada y efectiva. Es un placer poder disfrutar de su voz y energía, aunque sea a altas horas de la madrugada. Larga vida a Fuel Fandango y su “Aurora”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s